Que los jóvenes nos saquen de nuestras casillas

Etiquetas:

Estoy remozando una frase de Tony Catalá, que usaba este juego de palabras, pero con los pobres de protagonistas. Lo decía de broma, pero muy en serio: que nos muevan el suelo, que nos remuevan inercias, que nos inviten a los menos jóvenes a hacer buenas cosas, y a su modo. No son tan diferentes. Están simplemente pidiendo a gritos que les escuchemos, que les queramos, que les dejemos participar y actuar. No ven eso en la Iglesia. Lo ven más en Fornite. Acabo de ver en un medio que Elrubios va siendo desplazado por otro youtuber, otro dios de nuestros muy jóvenes, que habla sólo de Fortnite y que habla sin reparos de que ha llevado su dinero a Andorra porque aquí hay que contribuir demasiado. Y mis alumnos/as seguro que le siguen… Creo que no les ha llegado el deseo de la Iglesia de escucharles pronunciado con tanta fuerza por el sínodo de este pasado octubre. Seguramente no, y se lo tendré que hacer notar yo mismo. A ver cómo les cuento que el influencer más influencer de todos los influencers, el hípster más original, el que no les va a fallar nunca, ese mismo que les ayudará en todo, se llama Jesús. Que tiene muchísimos seguidores, y que sigue creciendo, aunque en esta fría sociedad secularista reniegue de su importancia y su pertinencia. Y le diré que el Challenge máximo, el Necknominate más alucinante no es llenar un cubo de alcoholes varios y alguna pastilla más, sino llenar 10 termos de chocolate caliente y con una caja de bizcochos irse a invitar a los sin-techo de tu ciudad… y si lo hace, que seguro que, si le acompaño, lo hará, que nomine a sus amigos más del alma, porque lo bueno se comparte, se etiqueta, y a lo malo se le puede poner freno.

Y a ver cómo les cuento a mis hermanos y hermanas enamorados ya de Jesús e involucrados ya en su community, para entrar en el nuevo y decisivo atrio de los gentiles que es el Instagram y sus postureos, que hablan tanto de gustarse y creerse que su vida vale, aunque no sea tan divertida como la de otros, o en los videos virales donde nunca salen las cosas guays que hacemos.

De momento, esta revista, que se cree lo de los jóvenes, y mucho, se lanza a la piscina con una propuesta valiente, un consejo formado por gente joven, 13 de momento, con muchas ganas de evangelizar a otros jóvenes y mostrar las buenas cosas de la vida y de la vida siguiendo a Jesús, a través de la Evangelización digital. Ya están trabajando en nuestras redes sociales y pronto también nuestra web será una revista digital con otro aire, su aire. En las dos semanas de funcionamiento, ya he aprendido un montón. Os copio aquí sus objetivos: Concretar uno de los frutos del Sínodo, actitud de escucha de la voz del joven, y de la dinámica sinodal que se quiere introducir en la Iglesia.

  • Hacer participar a más jóvenes desde la clave de joven que evangeliza a jóvenes.
  • Crecer en presencia digital como agentes evangelizadores de jóvenes.

Podemos seguir viendo las estadísticas de jóvenes creyentes y comprometidos cayendo a plomo, o podemos hacer caso al sínodo. «Estamos llamados a ser «el apóstol Pablo digital» del tercer milenio», explica la Asamblea del sínodo, lanzando la propuesta de crear una Oficina especial para la pastoral y la misión digital con el fin de evangelizar. Sólo espero que en esa oficina haya jóvenes que aporten su visión y nos enseñen a hacer las buenas cosas con sus buenas maneras. Y si a alguno nos sacan de nuestras casillas… ¡bendito sea Dios!