Desde el sinodo, D. Carlos Escribano, obispo de Logroño