Bill Viola y su “Vía mística” en Cuenca – Saunier Ortiz

Etiquetas:

Bill Viola (Nueva York, 1951) es uno de los más reconocidos videoartistas actuales. La ciudad de Cuenca acoge hasta el 24 de febrero próximo en distintos espacios, varios antaño consagrados, dieciséis proyecciones suyas creadas a lo largo de cuatro décadas, bajo el título “Vía Mística”.

En toda su producción hay una nítida presencia de lo que V. Kandinsky denominó “espiritual”. Espiritualidad que se traduce en la obra del artista neoyorquino en un diálogo tanto con distintas tradiciones religiosas, en especial con la contemplación cristiana, zen y sufí, como con obras señeras de la iconografía occidental y oriental. Un encuentro que describió él mismo de esta elocuente forma con motivo de la exposición The Passions de 2003.

Passions-facial expressions in art history-East or West-compared to Indian rasas. The Sublime-Longinus, Burke. Christianity-Sorrowing Madonnas, Cult of the Saints, Stories –The Golden Legend, Iconography-Annunciation, Nativity, Visitation, Crucifixion, Deposition, etc…-, Passions of Christ. Tears, crying-sacrifice, emotion, spiritual (representation). Buddhism void, compassion. Light-theories of vision in Middle Ages, Gothic Cathedral, Al-Ghazzali – the Niche for Ligths, Robert Grosseteste. Space and sacred architecture, Hindu, Buddhist, Islamic architecture, sacred spaces.

La vía mística de Bill Viola es alta tecnología de la expresión (Jacinto Choza) al servicio de la contemplación. Sus trabajos son hijos de la ciencia material contemporánea que quieren hablar al espíritu. En sus vídeos, el sagrado entorno envolvente (oscuridad incluida), el uso de la cámara lenta, el cuidado silencio o la sonoridad sutil buscan que el espectador sincronice con su contenido profundo en esa forma que el monje trapense y gran maestro espiritual Thomas Merton denominó la suave y razonable piedad que no altera (Cables to the Ace), una forma de delicada catarsis que nos aproxime a la contemplación de los temas esenciales de la vida –la condición humana, la fragilidad, la transitoriedad, el significado de los gestos y rostros, etc– o que, al menos, nos haga pensar.

——————–

Imagen adjunta: Bill Viola, Earth Martyr, 2014, imagen de portada del catálogo de la exposición.