La misericordia humana: la constante presencia de Dios | RPJ

SIENTE

Etiquetas: ,

José Mª González Ochoa

chemagochoa@gmail.com

Misericordia: (1) Inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles

(2) Cualidad de Dios, en cuanto ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas.

El cine está repleto de excelentes ejemplos que nos ayudan a comprender la misericordia humana y la constante presencia de Dios en un mundo donde cada vez la vida es más compleja y las personas se sienten más desorientadas. En las dos últimas ediciones de RPJ hemos tratado temas relacionados con la necesidad de acompañar y sentir junto al otro como experiencia viva de la fe, como participación de la obra salvadora y de la presencia de Dios que nos interpela y no nos abandona. He aquí un puñado de buenas películas que podrán ayudarnos a reflexionar sobre el tema.

IMPRESCINDIBLES Y NECESARIAS

Disparando a perros (Michael Caton Jones, 2005, ver ficha y crítica en RPJ nº 437, junio 2007; ver el tráiler aquí).

Maravillosa película que narra los sucesos ocurridos en la Escuela Técnica Oficial de Kigali durante la Semana Santa de 1994, en los días iniciales del gran genocidio perpetrado por los hutus extremistas en Ruanda. Destaca la hermosa, solidaria y martirial actuación del sacerdote bosnio Vjeko Curic —en la película trasmutado en el Padre Christopher, excelentemente interpretado por John Hurt—, quien protegió hasta sus últimas consecuencias a millares de refugiados tutsis que se concentraron en su escuela pidiendo protección internacional.

cinema audience

Una obra que reivindica a los religiosos, que están desde siempre donde se les ha necesitado, mucho antes de que se inventasen las misiones humanitarias, gestionadas por burócratas, políticos o empresarios, mucho antes de que existiesen las ONGs y los cooperantes de diseño y máster. Misioneros y misioneras, misericordiosos y humanizadores, que jamás abandonan a los suyos, y que ofrecen sus vidas hasta sus últimas consecuencias.

De Dioses y hombres (Xavier Beauvois, 2010; ver ficha y crítica en RPJ nº 470, marzo 2011; ver el tráiler aquí).

En Argelia, 1996, se vive casi en guerra civil por un gobierno corrupto que no acepta el resultado de unas elecciones y un grupo terrorista islámico cegado por las armas. En lo más profundo y olvidado del país, al pie de las montañas del Atlas, una comunidad de religiosos trapenses lleva décadas conviviendo con sus vecinos musulmanes. Su integración es total, y el cariño y el respeto mutuo no se ve afectado por las religiones distintas que profesan unos y otros. Esa armonía se verá rota por las nuevas circunstancias políticas y sociales.

La mirada de Beauvois es sincera, pausada y plena de matices espirituales. Si el director y el guionista aciertan a trasmitir con unas cuantas escenas la capacidad de convivencia y aceptación mutua entre monjes y vecinos, no menos acierto hay con la caligrafía intimista de todo lo que acontece en el interior del monasterio o en los corazones de los trapenses. 

Podéis ver la secuencia completa de la última cena de los monjes donde cada rostro muestra tanto su temor ante la muerte como su convicción y fe en este vídeo.

Y el testamento espiritual del padre Christian de Chergé en este vídeo.

El Havre (AkiKaurismäki, Finlandia, 2011; ver el tráiler aquí.

Contemplamos la vida de un humilde limpiabotas que vive junto al puerto de El Havre y acompaña a su mujer gravemente enferma. Un día se encuentra con un niño sudafricano inmigrante al que busca la policía. Junto con algunos de sus vecinos, gente sencilla y humilde de un barrio obrero, darán acogida al chico y le ayudarán a huir a Inglaterra. Con la sencillez de la vida cotidiana, con humor y optimismo, Kaurismäki, nos muestra el lado más comprometido de las personas, y nos enseña que la bondad y la fe siempre dan sus frutos. Una película muy actual en esta Europa insolidaria, que mira hacia otro lado ante la presencia de miles de seres humanos en sus fronteras.

Matar a un ruiseñor (Robert Mulligan, 1962) Reconozco mi debilidad por esta película, un clásico conmovedor en el que un abogado luchará por demostrar la inocencia de un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Es imposible no sentirse atrapado por la figura de Atticus Finch, ese abogado incansable, o por el aprendizaje virginal de su hija, o por la mirada implorando misericordia y justicia del señor Robinson, conceptos ambos tan cercanos, como bien señala la Misericordiae vultus del papa Francisco.

Aquí tenéis algunas escenas significativas de la película.

La misión (Roland Joffé, 1986). No me resisto a excluirla de este listado. La defensa de los jesuitas y el compromiso con los indios guaraníes, en el trasfondo de los litigios hispano-portugueses e internos de la Iglesia católica del siglo XVIII, son un excelente ejemplo de la misericordia humana, una llamada a la solidaridad entre los hombres y a la responsabilidad histórica de los momentos que nos tocan vivir.

Rescato dos  secuencias inolvidables llenas de belleza y verdad: la lección sobre el significado de la palabra caridad (la solidaridad con el sufrimiento ajeno) y el desenlace de la película con la icónica escena de la procesión con el Santísimo.

 

MUY RECOMENDABLES

Yo, él y Raquel (de Alfonso Gómez-Rejon, 2015, ver aquí el tráiler).

Propuesta indie que gustará sobre todo a los adolescentes, jóvenes y enamorados del cine. Fresca, inteligente, optimista, con un humor negro vitriólico, la obra cuenta la relación de amistad entre tres estudiantes de instituto, dos chicos poco sociales, que se dedican a hacer películas caseras homenajeando grandes obras cinematográficas, y una chica que sufre leucemia. Muy alejada de las lacrimosas y tramposas obras tipo Bajo la misma estrella o Ahora y siempre, tiene mucha miga y siente un profundo respeto por el espectador.

Para que veáis el tono y la estética de la película, mirad este par de desternillantes escenas.

La historia de Marie Heurtin (de Jean-Pierre Améris, 2014; ver el tráiler aquí).

Alejado de los excesos sensibleros y manipuladores en los que suelen caer muchas obras con fuerte carga dramática, esta película francesa rebosa humanidad sincera, sin impostaciones ni trucos teatrales. Con simpleza narrativa, nos cuenta la historia del caso real de Marie Heurtin, una chica sordomuda, a los que sus padres entregan para su educación a las religiosas del Instituto de Notre Dame de Larnay (Francia). La dedicación, el empeño y la creatividad de la hermana Marguerite conseguirán encontrar formas de comunicarse hasta llegar a aprender el lenguaje de signos y obtener una excelente instrucción. Muy interesante es conocer toda la vida de Marie Heurtin, que abarca mucho más allá del tiempo que recoge la película de Ameris y que es un verdadero ejemplo de misericordia y entrega por los demás.

En este enlace encontrareis una breve reseña biográfica y fuentes bibliográficas.

Romero (John Duigan, 1989; ver aquí el tráiler).

Película testimonial y biográfica que narra, bastante fielmente, la historia del arzobispo de El Salvador, Oscar Arnulfo Romero, quien va tomando conciencia de la situación de su país, donde gobierno y ejército asesinan y torturan impunemente a los opositores y a las clases más desfavorecidas. Monseñor Romero se convertirá en la voz de los perseguidos y defensor de los derechos civiles y democráticos, encabezando manifestaciones pacíficas y denuncias. Su compromiso con los derechos humanos terminará costándole la vida. La misericordia y la presencia de Dios hecha carne humana.

Pena de muerte (Tim Robbins, 1995; ver aquí el tráiler en V.O.).

A partir del libro de la hermana Helen Prejean, el actor, guionista y director Tim Robbins compuso una de las películas más famosas como alegato contra la pena de muerte, pero también puede leerse como la constante presencia de la misericordia divina. Ya casi un clásico, su argumento gira en torno a la relación entre la hermana Helen y Matthew, un condenado a muerte por el asesinato de dos adolescentes y también la que establece la religiosa con los familiares de las víctimas. Robbins logra incomodar al espectador llevándolo a la reflexión a base de preguntas sin respuesta.

Aquí podéis ver un pequeño montaje con algunas secuencias de la película. Y en este enlace la impactante escena de la confesión del protagonista:

La vida secreta de las palabras (Isabel Coixet, 2005; ver ficha y crítica en RPJ nº 426, marzo 2006; ver el tráiler aquí).

Una de las mejores películas de nuestra mejor directora de cine. Recupero algunas palabras escritas en mi crítica para RPJ: «un bello poema, un grito silencioso y estremecedor sobre el dolor del mundo, pero también sobre el amor que nos salva, sobre la esperanza que nos redime. Hermosísima y sabia película, llega a lo más profundo del corazón, pero también interroga a nuestras mentes y rasca con fuerza en nuestras blindadas conciencias. Película, pues, comprometida hasta la médula, que nos señala claramente a las víctimas y lucha contra el olvido, que es una de las formas más crueles de matar la esperanza y de impedir el renacer de la persona. La vida secreta de las palabras es un alegato contra la tortura, contra las guerras, un aldabonazo, lleno de optimismo, en las adormecidas conciencias colectivas Y, por encima de todo, es una apuesta por el amor y por el ser humano, a pesar y en contra de todo».

El emotivo videoclip con imágenes de la película y una de las canciones de su banda sonora (Natalie Merchant, My Skin) con la hermosa escena final se puede ver en este enlace.

Los miserables (Tom Hooper, 2012, ver el tráiler aquí).

La barroca y un tanto excesiva adaptación cinematográfica del famoso musical de Broadway sigue manteniendo las principales tramas del texto de Víctor Hugo: una historia atemporal del espíritu humano y su deseo de redención. Película muy pertinente y útil para trabajar con adolescentes y jóvenes por la cantidad de temas, cuestiones y perspectivas desde las que pueden ser abordados: el amparo de la Iglesia católica, la necesidad y fortaleza de la fe, la esperanza y la caridad cristianas, el valor de la oración, las sanadoras relaciones de amor y amistad, el perenne anhelo de libertad del hombre, y la compasión y la misericordia humana y divina.

Aquí la conmovedora y fraternal escena coral de todo un pueblo. Y en este enlace el esperanzado final.

TEMAS PARA TRABAJAR

  • ¿Has leído la bula Misericordiae vultus? ¿Sabes lo que significa y lo que es en la práctica la Misericordia? ¿Qué sentido tiene para ti la palabra?
  • ¿Dónde crees que se está revelando la misericordia de Dios a tu alrededor?  
  • Escoger una película de las propuestas y analizar el sentido de la misericordia y el acompañamiento desde su propuesta. A partir de ese visionado se pueden plantear todas las cuestiones que vienen a continuación
  • ¿En qué personajes de las películas encuentras esa misericordia humanan y divina? ¿Con qué personajes te sientes más identificados?
  • ¿Encuentras personajes críticos? Es decir, personajes con algunos rasgos semejantes a los de Jesús (mensaje evangélico, sabiduría y liderazgo, amor y entrega hacia los demás, opción por los más pobres, vivencia de las bienaventuranzas…).
  • En varias películas de las propuestas aparece la iglesia como institución y sus miembros religiosos, a veces claramente enfrentados (La Misión, Pena de muerte) ¿Qué te sugieren estas distintas  posturas ante las personas y los acontecimientos?
  • ¿En qué películas descubres la experiencia de servicio y entrega a los demás? ¿En cuáles de ellas está presente la fe o se experimenta la presencia divina?
  • ¿Qué personajes descubren en el sufrimiento propio o en el de los demás su opción de vida o vocación y la existencia de Dios?
  • Muchas de las películas propuestas parten de situaciones dramáticas muy complejas, de estados de infelicidad o sufrimiento, ¿cuáles creéis que son las propuestas de felicidad y superación que plantean las películas? Analizar las más diferentes.