RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

En la última RPJ 518 escribía que en un mundo de prisas, acompañar es tarea lenta,  cocinar a fuego lento la obra de Dios en cada joven. Son muchas mediaciones las que hacen falta para ir sintiendo con el joven.

Hoy sin embargo el Evangelio, Jesús, me golpea  con la palabra “inmediatamente”. Tiendo a pensar que no puede ser, que ya se conocían mutuamente, que habría habido muchas pescas compartidas, muchas noches de espera llenas de conversación bajo las estrellas. Sí, seguro que se dio también el run run del corazón, a fuego lento.

Pero luego hay un “inmediatamente”. Sí, lo hay. Quizá siempre lo haya.

Y era cuando más enredados estaban. Arreglar redes tiene que ser una cosa bien difícil. Yo las he visto en nuestros puertos del norte, y aseguro que no son pequeñas. Aquéllas, artesanas, se enredarían, mucho. Como se enreda el trabajo, o las relaciones, o la angustia del corazón en sus miedos y complejos. La vida es un enredo de los complicados.filet_de_peche

Pues ahí, cuando más enredados estaban, inmediatamente se soltaron de sus enredos porque había a quien seguir. El sí a Jesús es inmediato, siempre en tiempo presente, siempre en mitad del enredo, siempre pidiendo inmediatez.

Nos dice la neurociencia que toda elección se decide en un 80% desde la zona más emocional de la persona. Desde la inmediatez del afecto que, bien educado (supongamos la cocina a fuego lento necesaria y previa), se desata y polariza hacia aquello que, de repente, lo desenreda todo porque algo tira más de todo.

También hay inmediatez en el hecho de que están Jesús y ellos, ellos y Jesús. Cuando el trabajo de las mediaciones termina (el grupo, la misa, la charla, el voluntariado, el consejo, la persona que testifica…) llega la inmediatez del joven con Jesús y Jesús con el joven. Y es ahí donde todo se desenreda.

Es inmediato también el hecho de que no hace falta cambiar de profesión: es la misma pesca, el mismo día a día, lo mismo que se ha aprendido entre olas y calmas, lo que vale para el Reino. Todo es ponerlo en la dirección del Reino. Ya estás preparado joven, sólo que pescando con Jesús. Esto se puede decidir de inmediato, no entr
ometas más mediaciones.

Cuando terminan las mediaciones pastorales entra Jesús, el inmediato.

Juan Carlos de la Riva

redes-de-pesca-24529101

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *