RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

Revista de Pastoral Juvenil. Si nos pusiéramos criticones, podríamos destruir en poco tiempo y con serios argumentos las tres palabras de nuestro nombre comercial.

REVISTA: en tiempos de velocidad, de inmediatez, de virtualidad, de acceso libre al conocimiento… ¿gastar dinero en papel? ¿ya tendrá público? ¿tiene la pastoral juvenil una actualidad que necesite esta periodicidad de reflexión y divulgación?

PASTORAL: ¿no es tiempo de eliminar esta palabra antigua? ¿no sitúa al joven en el rol de oveja, y de ahí al borrego no hay más que un paso? ¿no es cierto que ya no gusta a nadie ser pastoreados?

JUVENIL: ¿no está sobrevalorada? ¿van a interesarse por una revista sobre ellos? ¿no se sienten todos incómodos ante cualquier análisis que les quiera describir a todos a la vez, ensacados y amarrados tan a menudo por los adultos en pardas clasificaciones de laboratorio?

Razones tendríamos, sí,  para cambiar de nombre de la revista, o incluso para darla por concluida después de casi 60 años de servicio en la Iglesia.

Pero no, no somos criticones, sino personas de esperanza que seguimos a Jesús, el anticipador del bien y la belleza que todo joven espera en lo profundo de su ser. Por eso, las tres palabras siguen teniendo mucho contenido. Juguemos un rato con sus iniciales, r p y j, porque van a seguir formando nuestro logo. A ver qué sale…LOGO RPJ

RPJ = Reflexionando Para y Con los Jóvenes. Día a día percibimos que a los jóvenes no les dan miedo los más mayores. Más bien los buscan y los avasallan a preguntas y requerimientos. Olfato no les falta para captar lo que brota de la verdad del corazón, y ahí nos siguen haciendo un hueco a acompañantes, catequistas, educadores… También es cierta la estima recíproca: a muchos mayores no les dan miedo las preguntas, las caras y opiniones que a fuerza de sinceridad saltan normas de educación, los silencios y las búsquedas… Qué queréis que os diga, quizá en la Iglesia, mejor que en ningún sitio, los jóvenes y los mayores formamos buena pareja. ¿Por qué no pensar juntos en cómo nos va? ¿Por qué no buscar juntos los caminos que desatasquen tanto bloqueo, las mazas que derriben tanto muro, las caricias que alivien tantas soledades, las respuestas que sólo se hacen verdaderas al caminar sobre ellas?

RPJ = Renovando cada Persona desde Jesús. No hemos encontrado nada mejor, y hay jóvenes que todavía no lo saben. Los hay incluso que huyen ante su sola mención, cargados con esquemas y prejuicios de años laicizantes y con unos imaginarios sobre lo religioso bastante infantiles pero perduran y les generan miedo. No se los hemos contado los agentes de pastoral, pero reaparecen en ellos: Jesuses que no son Jesús. Recordemos Permanentemente al verdadero Jesús. Hoy los jóvenes se prueban muchos trajes, se transmudan en muchos avatares… ¿qué tal si entre su vestuario estuviera la túnica blanca de la misericordia, la justicia, la preferencia por el débil…? ¿Cómo queda hoy la frase “Toma joven, prúebate esto, te sentará bien, es el traje de Jesús”?. ¿Por qué no Recorremos juntos los Pasos de Jesús?

RPJ = Reactivando Pastores Jóvenes y entre Jóvenes. Echar la culpa a los jóvenes es un mecanismo de defensa de lo más elemental, pero le dejamos campar a sus anchas en nuestros comentarios. ¿Seguro que la crisis es de los jóvenes? ¿No estaremos ante una crisis de pastores que, cansados de la poca respuesta de las ovejas, terminan concluyendo “Es que estas ovejas ya no son como las de antes”? No conozco a ningún pastor real que diga eso. Así que ¡vamos, amigos y amigas, reactivemos nuestro ser pastores e invitemos a ser pastores para que jóvenes y mayores disfrutemos juntos!. Por favor, vamos a Releer Positivamente lo Joven: dejemos de sermonear y aprendamos juntos. Los que llevamos años en esto sabemos bien Reconocer la Plenitud en cada Joven.

RPJ = Razones Para Juntarnos. ¡Cuántas cosas buenas se van haciendo!. Creo que seguimos necesitando foros donde compartir, donde poder ir Reuniendo Propuestas con y para Jóvenes. Es bueno que estemos cada quien en nuestro ambiente y nuestro quehacer diario, encuentro tras encuentro, probando, experimentando, buscando… fracasando muchas veces, y otras dejándonos visitar por la sorpresa del éxito. Pero cada vez que apretamos la agenda y sacamos un hueco para compartir con otros… cada vez que tomamos aire para luego seguir en la brecha… qué buen momento, qué claro se ve al Espíritu, que brillante su arcoíris multicolor… Nuestra revista es y será también eso, un foro, una comunidad, una experiencia de Espíritu.

ACOMPAÑAR CARÁTULA WEB

RPJ = Recreando el Perdón y la Justicia. Por último, quiero hacer un guiño a los dos grandes ímpetus que el Papa Francisco nos está dando: la misericordia y la alegría. Ningún joven va a quedarse en esa estación de vida: más bien van a insertarse en un mundo que necesita ser recreado desde dentro. Y sin necesidad de ideologías y postureos, son los jóvenes quienes pueden renovar nuestro mundo desde el perdón y la justicia que sólo brotan del Amor con mayúsculas. Y el joven lo hará sin dejar escapar la alegría, sino haciendo de ella su carta de presentación. ¡Por eso también RPJ tiene espacio para la Risa, la Poesía, el Juego, para todo lo que no cueste dinero y haga que todo lo demás deje de costar tanto!

Definitivamente nos quedamos con el nombre, RPJ. También aquí lo menos es más. Felicidades RPJ por seguir sirviendo a los jóvenes y llevándolos a Jesús.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *