RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

1. Por llamarse Jorge, y hacer honor a su santo teniendo que pelear con dragones.
2. Por llamarse Francisco, y querer una Iglesia pobre para los pobres.
3. Por hablar tan claro, que hasta mi abuelita le entiende.
4. Por poner primero en la Iglesia el Reino de Dios y su justicia y el resto se le da por añadidura.
5. Por llevar zapatos de persona normal.
6. Por preocuparse siempre de los últimos y de los que no cuentan.
7. Por ser argentino y su hablar, que lo hace más sugerente.
8. Por haber promovido el sínodo sobre la familia.
9. Por denunciar lo que todo el mundo ve pero nadie se atreve a decir en voz alta.
10. Por haber escrito la Evangelii Gaudium.
11. Por pedir la bendición del pueblo cuando fue elegido Papa.
12. Por decidir marcharse a vivir a Santa Marta con otros muchos.
13. Por esa cojera tan característica.
14. Por su risa contagiosa y transparente.
15. Porque cuando se pone a rezar nos mete a todos en oración.
16. Por viajar en un utilitario sencillo prescindiendo de las berlinas.
17. Por haber escrito la Amoris laetitia.
18. Por nombrar a ‘otro tipo’ de obispos y cardenales.
19. Por renunciar a sus vacaciones estivales por seguir respondiendo a necesidades eclesiales.
20. Por contestar llamadas de teléfono y cartas de la gente sencilla.
21. Por poner duchas y otras propuestas para beneficio de los pobres en el Vaticano.
22. Por convocar un sínodo sobre los jóvenes y la fe.
23. Por haber escrito la Laudato Sii.
24. Por querer renovar la Curia vaticana.
25. Por ser jesuita.
26. Por abrir posibilidades nuevas a colectivos tradicionalmente ignorados.
27. Por no juzgar a las personas en sus diferencias.
28. Por haber canonizado a Juan XXIII.
29. Por las JMJ de Rio de Janeiro.
30. Por sus ruedas de prensa en el avión en sus viajes apostólicos.
31. Por dar entrada en el Vaticano a no creyentes y personas de otras creencias.
32. Por sus homilías en Santa Marta.
33. Por haber canonizado a Juan Pablo II.
34. Por sus gestos con los pobres y enfermos.
35. Por mostrar sus sentimientos ante el dolor de la injusticia vivida en otras personas.
36. Por la JMJ de Cracovia.
37. Por abrir vías y posibilidades nuevas para revalorizar la presencia y papel de la mujer en la Iglesia.
38. Por sus mensajes a distintas Órdenes y Congregaciones religiosas (jesuitas, salesianos, escolapios, dominicos,…)
39. Por su amor al medio ambiente y a la obra de la creación.
40. Por su presencia en las redes sociales.
41. Por pedir siempre que se rece por él.
42. Por poner en estado de misión a la Iglesia.
43. Por señalar las periferias existenciales y geográficas como el lugar propio de la Iglesia.
44. Por su empeño por la colegialidad en la Iglesia.
45. Por sentirse más obispo de Roma que Papa.
46. Por haber suprimido los cargos eclesiásticos honoríficos intermedios.
47. Por acoger a sus retractores pero no claudicar.
48. Por detener su coche para bendecir y acariciar a un enfermo.
49. Por sus vídeos en youtube con las intenciones de cada mes.
50. Por su defensa de las lenguas y culturas indígenas.
51. Por gustarle el fútbol y patrocinar encuentros solidarios.
52. Por el mensaje dado en la sede de la ONU.
53. Por la manera de hablar a los obispos en sus visitas ‘ad limina’.
54. Por celebrar el jueves santo en la cárcel.
55. Por querer evitar los abusos en el cobro por los sacramentos.
56. Por su insistencia por los procesos de paz en varias partes del mundo.
57. Por hacer del diálogo su carta de presentación.
58. Por haber convocado y haber hecho vivir el Año de la Misericordia.
59. Por instaurar días en favor de los más necesitados (o causas olvidadas).
60. Por su dolor y denuncia constante ante la persecución religiosa.
61. Por las entrevistas a los medios de comunicación.
62. Por aguijonear la conciencia de los cristianos para que seamos coherentes con nuestra fe.
63. Por sus homilías en los viajes apostólicos.
64. Por sus neologismos (como balconear, primerear,…)
65. Por su mirada positiva y optimista sobre el mundo y el ser humano.
66. Por su fe en el Dios de Jesucristo.
67. Por las orientaciones dadas a la vida consagrada.
68. Por su preocupación por el mundo obrero.
69. Por hacer de la educación una periferia de atención urgente.
70. Por su buen humor.
71. Por sus selfies con los jóvenes.
72. Por su vida como ejemplo de cuanto dice.
73. Por su coraje para afrontar temas delicados en la Iglesia.
74. Por su simpatía y cariño a la literatura de Borges.
75. Por el desparpajo con el que habla en sus audiencias privadas (o públicas).
76. Por hacer del evangelio su bandera, su himno y su defensa.
77.Por hacerse cercano y dejar de lado muchas veces los papeles escritos.
78. Por los mensajes por diferentes motivos y ocasiones.
79. Porque podría cumplir cientos de años si por motivos fuera.
80. Por cumplir 80 años.

¡FELICIDADES, PAPA FRANCISCO!

Carles Such Sch. P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *