RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

> RPJ 515

Nuestra revista se une a la gran celebración jubilar de los 400 años de los Escolapios como congregación, y los 250 años de la canonización de José de Calasanz, el santo de los niños. Podemos decir que se celebran también 400 años de pastoral infantil y juvenil en el seno de una escuela que tiene ya en germen la mayoría de los elementos de la escuela moderna y de la escuela cristiana moderna.

Por eso nuestro número tiene un carácter eminentemente Calasancio, pero que no dejará indiferentes a cuantos quieran unir en la pastoral con jóvenes los tres verbos de nuestro lema: educar, anunciar y transformar. Lejos de suponer acciones desconexas, la iglesia los vive intrínsecamente ligados. La mayoría de la acción pastoral con niños, adolescentes y jóvenes se entiende como educativa y toma del ámbito de la educación numerosos calificativos: procesual y gradual, programada y evaluada, didáctica y pedagógica, integral y existencial, adaptada y diversificada, y un largo etcétera de matices más que definen la pastoral juvenil en la mayoría de los movimientos, procesos y propuestas con niños, adolescentes y jóvenes.
A su vez, también la mayoría de las propuestas educativas cuyo impulsor es la misma Iglesia (colegios, universidades, centros de educación no formal, actividades de ocio, movimientos y procesos en el tiempo libre, centros culturales, etc…) entienden su propuesta educativa como un auténtico anuncio, una buena noticia para niños/as y jóvenes que en contacto con educadores que creen en ellos y ellas, sienten a través de ellos el núcleo del kerigma cristiano, que Dios los ama, que los perdona, que los elige, que los acompaña en su elección, y que los hará disfrutar de su bienaventuranza por siempre consolidando una esperanza inquebrantable en mitad de un mundo o unas vidas rotos.
Ambas actividades entrelazadas en el famoso Evangelizar Educando, o en el inicial lema de nuestra orden escolapia Piedad y Letras, apuntan juntas en una misma dirección, la transformación de nuestra realidad, haciendo germinar en ella las señales del Reino de Dios anunciado y vivido por Jesús de Nazareth.
Vamos pues a hablar de estos tres verbos, Y lo haremos desde una perspectiva Calasancia, pero también universal, como regalo de Dios al mundo a través de Calasanz y de tantos otros hombres y mujeres llenos del Espíritu de Dios.
En este número nos centramos en el primero de los verbos, educar. Como ya queda claro, no lo desligaremos nunca de los otros dos, pero puede servirnos de punto de mira para iluminar nuestro ser y hacer como evangelizadores y como agentes de transformación social, entre y con los jóvenes.
Hemos seleccionado material vivo, lleno de preguntas, como para agentes de pastoral juvenil valientes que se dejen cuestionar en su ser, y en su hacer, en su vivir el Evangelio y en su programar y desarrollar la acción pastoral.
Con la Fraternidad escolapia, nos preguntaremos si nos dejamos educar por Dios, y si dejamos que la educación impregne nuestra vida familiar, laboral, comunitaria.
Con la reflexión de Fidel Oñoro y de Marcelo Benítez nos preguntaremos cómo educa Jesús, para sentirmos animados en ese modelo referencial educativo.
También nos preguntaremos si le sacamos a nuestras escuelas y lugares educativos todo el partido pastoral que tienen. Esperamos que te sirva. ¡Buen provecho!

Juan Carlos de la Riva Sch. P. | Director de RPJ

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *