RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

Cuarto y último día de Congreso. Hoy volvemos al Aula Pablo VI, donde se darán las últimas aportaciones, conclusiones y audiencia con el Papa Francisco.
Pasamos por los controles y nos metemos en el Aula. He llegado y estaban haciendo la oración… “Nada te turbe…” de Taizé cantado por un coro de niños como respuesta a cada estrofa del salmo…
El primero en hablar ha sido nuestro P. General, pues a él correspondía la Relación final del Congreso. De nuevo, sintético, centrado y con miga.
Después han venido tres intervenciones (una de cada uno de los ‘congresos’, pues propiamente se han celebrado tres en dos lugares diferentes: el de la OIEC (Organización internacional de Educación Católica) -donde he estado yo-; Universidades y Escuelas convocadas por la Comisión para la Educación Católica del Vaticano; Un foro jurídico en torno a la educación, estos dos últimos en Castelgandolfo donde han participado bastantes escolapios de África y otros…)
Mª Nieves Tapia con la misma charla que nos dio a nosotros ayer sobre Aprendizaje y Servicio.
Antonio Spadaro sobre las redes sociales, internet y educación. Siempre sugerente.
Y Jan de Groof, ha hablado en inglés y como no tenía la traducción a mano me he ido a dar una vuelta por la sala y al servicio. (Cómo impresiona la sala desde atrás sin ninguna columna y donde caben 6000 personas!)
Luego han puesto un vídeo del Forum de Educación que organizó la UNESCO, donde participó el escolapio Jean de Dieau Tagne. Nueva presencia escolapia en un foro internacional de educación.
Finalmente, antes de la entrada del Papa, el obispo secretario de la Congregación vaticana, ha leído unas conclusiones finales.
Entre parlamento y parlamento una joven orquesta y coro y un grupo de danza han ido jalonando sus actuaciones. De repente, nervios, gente que se empieza a poner de pie, intensidad, carreras hacia el pasillo central… Pero avisan que el santo padre no ha llegado aún. ¡Y se descorren las cortinas de detrás! Ha pasado renqueando (cojea ostensiblemente) ante una multitud entregada. Sonríe pero es austero, aunque se detiene ante los niños. Finalmente, tras recibir miles de fotos y vídeos, ha subido a su sede. Una vez allí le han ido presentado algunas realidades educativas y haciendo preguntas (que más que contestar le han servido de excusa para decir lo que quería decir). Una de la propuestas presentadas las ha leído un escolapio senegalés ‘Sanson Ehemba’, citando a Calasanz y santa Dorotea y nuestra obra en Dakkar. Luego han venido otros/as…
Aconsejo vivamente escuchar y leer las palabras que ha dicho sobre la educación. ¡Me han sorprendido hasta a mí! (vamos a ver si lo traducimos y transcribimos para hacéroslo llegar).
Son palabras muy serias, donde propone un cambio de perspectiva también radical. Os dejo el enlace a youtube https://m.youtube.com/watch?v=BwqfwuPlKl0 donde está toda la audiencia con el Papa, aunque os haremos llegar el texto traducido (que también lo podéis leer en italiano en vatican.va). Destaco algunos ‘titulares’:
+ “Educar cristianamente no es solo hacer una catequesis… ni hacer proselitismo, ¡nunca hagáis proselitismo en la escuela!”
+ “La crisis más grande de la educación desde la perspectiva cristiana es estar cerrada a la trascendencia”
+ “El pacto educativo entre la familia y la escuela se ha roto y se ha de recomenzar”.
+ La educación ha de moverse en tres caminos: enseñar a pensar, ayudar a sentir bien y acompañar en el hacer”
+ “Este es un desafío: buscar caminos de educación no formal”
+ “Abandonar los sitios donde hay muchos educadores (en el centro) y marchad a las periferias”
+ “Repensar las 14 obras de misericordia y ver cómo educarlas”
+ “Cerrad la mitad de colegios que tenéis en el centro y marchad a las periferias”

Como digo, vale la pena leer con calma estos y otros argumentos para la Escuela Católica que nos da Francisco como horizonte para los próximos años…

Cierro este compartir con una sensación ‘tibia’, pues el Congreso no ha estado a la altura que debiera tener un encuentro de este calado. Muy frágil en contenidos (por variedad y profundidad), con un formato muy clásico y sin tener la oportunidad de contribuir a un documento final (no hemos tocado para nada el instrumentum laboris). Sinceramente, con todo lo bueno que ha tenido de encuentro intercultural y conocimiento de otras realidades, ha sido una bala de fogueo sin consecuencias. Vendrán tiempos mejores.
Un saludo y feliz semana de Calasanz.

Carles Such schp, director de la RPJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *