RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

Pues ni uno ni lo otro, pero de lo uno y de lo otro. Así es la vida y así se vive la Iglesia. Nos hemos pasado no sé cuánto tiempo quejándonos de una Iglesia que no se implica, que no se hace presente en los problemas reales de la sociedad; que no es plural y diversa; que vive en otro mundo y no pisa tierra…

Y de repente, hay dos obispos, dos cristianos que hacen una lectura distinta de la realidad, desde su postura creyente y con una sensibilidad diversa. Con respeto y cariño al pueblo al que sirven. Ambos, en un ejercicio de libertad intelectual, aportan su mirada y su reflexión sobre una realidad poliédrica que cada uno ve según desde dónde se sitúe. Al igual que el resto de la sociedad. Ambos se han hecho pueblo, y en este caso, se han escorado con una parte determinada del mismo, al igual que los que callan. De entrada, a mí me enorgullece tener obispos que se atreven a expresarse ‘diciendo algo’, y no esas declaraciones edulcoradas de falso irenismo que hay que leer tres o cuatro veces para concluir diciendo: “!pues todavía no sé lo que quieren decir!”. A estos, se les entiende.
Personalmente tengo mi postura y mi pensamiento sobre el tema. Y no voy a mentir, hay aspectos de la carta del Cardenal Cañizares que no solo respeto sino que apoyo; pero también entiendo y acojo (y algunas integro como propias) de la carta de D. Xavier Novell. Y prefiero situarme entre aguas, nadando contra la corriente o a favor de ella, a sentirme seguro y estancado en una orilla echando el salvavidas a unos y dejando ahogarse a otros. Del encuentro de propuestas y puntos de vista diversos se llega, por el diálogo, a la convivencia. Y mucho me temo que, en este Estado nuestro, hemos vivido y seguimos viviendo demasiado en la cultura de la confrontación y muy poco en la del encuentro. La diversidad y la pluralidad nos asusta (a los de un lado y a los de otro), y la Iglesia tiene una estupenda oportunidad de aparecer como un espacio donde cabemos todos, hasta los que piensan y creen que solo es para ellos. Y puestos a optar, siempre por los descarriados. Así que para aquellos que dicen y que tachan de ‘extremistas’ a los dos prelados, por un lado que Cañizares ‘se ha ido de madre’ y por otro que Novell ‘se ha pasado tres pueblos’, tendremos que recordar que para ambos, la Iglesia de Jesús es su lugar idóneo, por marginados.
No nos rasguemos las vestiduras ante una realidad que requiere varias lecturas y que quizá se haya llegado a ella por ser obtusos y cortos de vista. En ocasiones, cuanto más se aprieta, más crece el hematoma. Y con unos medios de comunicacion tan escorados (animo a ver un telediario en Madrid -Telemadrid- y otro en Barcelona -TV3-), solo podemos esperar estos enfrentamientos. Bendita Iglesia que se permite ser libre para rezar por los santos y por los pecadores. Y que cada cual asigne a cada grupo a los que quiera. Sin duda, Dios, se pondrá de parte de los marginados, dejando de lado a los que votan en blanco.
¡Viva Cañizares i Vixca Novelll! ¡Viva España i Vixca Catalunya!

Carles Such, escolapio, director de la RPJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *