RPJ / Revista de Pastoral Juvenil

Sergio Sánchez manifiesta ser un joven como otro cualquiera. Tiene 28 años y es maestro de Educación Primaria y Educación Especial en un colegio diocesano de Toledo, ciudad en la que vive. Está casado y es padre de un pequeño de 2 años y de una niña que nacerá en abril. Cuando le pedimos que él mismo responda a la pregunta “¿quién es Sergio Sánchez?”, nos dice algo más: “alguien que ha tenido la gran suerte de encontrarse cara a cara con Jesucristo, el cual ha dado a su vida otro sentido, y le ha enseñado a surfear por las olas del mar de la vida y a no dejar que éstas le golpeen con toda su fuerza”. 

Por Guillermo Gómez Megías@guillermokairos

Desde hace unos 3 años, este joven “como otro cualquiera”, seguidor de Jesús, y enamorado de la música expresa y comparte su experiencia creyente en forma de rap bajo el nombre de Fresh Sánchez. Acaba de publicar su tercer álbum en solitario titulado “Desde Dentro”, que toma el testigo de “Dios Marca la Diferencia” (2011) y “FRESH” (2012). Además, forma parte del grupo Dawidhs que publicó en 2013 su primer álbum (ver RPJ nº 490-491). En RPJ tenemos la suerte de contar con su colaboración habitual en la sección de rap cristiano. Pero en esta ocasión, es él quien ha contestado nuestras preguntas sobre su música y su vida.

 ¿De dónde viene el nombre de “Fresh Sánchez”?

Mis letras intentan ser un reflejo del Evangelio de Jesucristo, el cual es siempre nuevo, siempre fuerte, siempre fresco. Aunque se escribiera hace 2000 años, nunca pasa de moda. Siempre te habla al corazón si lo lees con fe. Por eso mi a.k.a (Also Known As) es Fresh Sánchez.

Cuéntanos brevemente tu trayectoria como músico cristiano

Empecé a escribir y grabar rap hace 3 años. Siempre había escuchado este estilo de música porque me parecía y me sigue pareciendo increíble lo que se puede hacer cuando juegas con las palabras. Era algo que me fascinaba, pero nunca había pensado en escribir, ni mucho menos en grabar, ya que me parecía complicadísimo.
Todo empezó cuando hace tres años llegó un e-mail con una canción de rap católico de Blanca-White y Javi, titulada “Nuestro Dios”. Cuando la escuché dije: ¡esto es genial!, rap católico. Para alguien como yo que me encanta el rap y soy católico, me parecía una mezcla explosiva. Le daba la vuelta a la tendencia que tenía el rap y sigue teniendo, aunque cada vez menos, es ir a saco contra la Iglesia, Dios y todo lo relacionado con la religión en general. Me pareció simplemente perfecto.
En mis momentos de oración con el Señor, le decía que me encantaría poder hacer canciones de rap con letras que hablasen de lo que vivo, del amor que Dios nos tiene, de la Iglesia… rap católico. Yo pensaba que era de estas cosas que le pides al Señor así, en un momento de alucine espiritual y que en unos días se te pasa. Pero el Señor se lo tomó en serio, y me fue poniendo en el camino a personas que no conocía de nada y que lo hicieron posible.
Por internet conocí a Daniel Pajuelo a.k.a smdani, que me ayudó y aconsejó cuando empecé a escribir y grabar rap. Él en el 2009 había sacado su maqueta de rap católico titulada “3^n – Dando vida” (smdani.marianistas.org/3n). También el Señor puso en mi camino a los compositores de la canción que había tocado mi corazón y me había hecho meterme en todo este lío, Blanca y Javi. Me ayudaron mucho, aconsejándome tanto en temas de grabación como en la lírica.
En abril de 2011 saqué mi primera maqueta titulada “Dios Marca la Diferencia” con la colaboración de smdani en uno de los temas. En esta maqueta hablo de Jesucristo como mi Salvador, defendiendo mi fe ante las típicas críticas que un joven recibe hoy en nuestra sociedad por ser católico. El 13 de abril de 2012 salió a la luz mi segunda maqueta titulada “FRESH”, que intentaba en sus letras ser reflejo de la novedad, la fuerza y la frescura del Evangelio. En 2012 nació nuestra crew Dawidhs, formada por smdani, Blanca-White, Simply Marta y yo sacando nuestro primer disco en abril de 2013 titulado “Fijos los Ojos”.
El 13 de septiembre de 2013 vio la luz mi tercer y último disco hasta la fecha titulado “Desde Dentro”.

¿Qué experiencia humana, de fe, de Iglesia… sostiene e impulsa tu música?

Nací en una familia cristiana y tengo una hermana de 24 años. Gracias a mis padres, sobre todo a mi madre, hemos estado muy vinculados a la parroquia. Desde pequeño fui monaguillo y con 14 años entré en el seminario menor de Toledo en el que permanecí hasta 2º de Bachillerato. Pero mi camino no era el sacerdocio y empecé a estudiar educación en la universidad, algo que siempre me había gustado.
Al salir del seminario no me aparté del Señor, me metí en un grupo de jóvenes en la parroquia de “San Ildefonso” de Toledo y estuve genial.
En segundo de carrera comencé a compaginar los estudios con el trabajo en la tienda de ropa deportiva “Décimas”, y mi vida dio un giro. Conocí a gente nueva, empecé a salir más, empalmaba la fiesta del jueves al domingo, iba mucho por Madrid y dejé al Señor de lado. Dejé de ir a misa y me daba igual todo lo que tuviera que ver con la religión. Y así estuve durante dos años.
Pero yo notaba que el Señor y la Virgen no se apartaron de mí durante estos dos años que estuve más alejado de ellos. No sé cómo ni por qué, pero al final de esos dos años comencé a sentirme mal. Me gustaba (y me gusta) mucho la fiesta, salir… pero empecé a no querer salir de casa, no tenía ganas de nada, estaba asqueado y no sabía por qué; no me había pasado nada para estar así.
Entonces un amigo que estaba en el seminario mayor y que hoy es sacerdote me invitó a que hablara con un sacerdote de la parroquia de Santa María de Benquerencia, en el barrio del polígono (Toledo). No tenía nada que perder, así que fui a hablar con él. Y poco a poco me fui dando cuenta de que lo que faltaba en mi vida, el vacío que experimentaba, solo lo podía llenar Jesús. Hasta que me di cuenta lo pasé bastante mal. Este sacerdote me invitó a que me uniera al grupo de jóvenes de la parroquia que era bastante numeroso y me acogieron genial. Y empecé a vivir la fe con ello. En este grupo fue donde conocí a la que ahora es mi mujer.
La Iglesia es mi familia, yo soy Iglesia y ella sostiene e impulsa mi música.

¿Para quién escribes tus canciones?

Principalmente para mí, porque es una forma de rezar y relacionarme con el Señor. También es una forma de dar testimonio a otros jóvenes de lo que vivo, de mi fe, por si a alguien le puede ayudar a encontrarse con el Señor.

¿Cómo escribes tus temas?

Primero me pongo en presencia del Señor e invoco al Espíritu Santo para que sea Él y no yo, el que me muestre lo que quiere que escriba. Después me pongo una instrumental y empiezo a escribir. Hay veces que cojo un tema y hablo sobre él. Otras veces escribo sin un tema en concreto, lo que el Espíritu Santo me vaya inspirando.

¿Cómo dirías que tu trabajo contribuye a la labor evangelizadora de la Iglesia?

Con mi música intento que haya más jóvenes que se acerquen a la Iglesia, que vean que la Iglesia Católica no es como dicen algunos, algo anticuado y aburrido, sino todo lo contrario. Somos una familia que sigue a Jesucristo. Es verdad que no se nos quitan los problemas, ni los sufrimientos… pero los vivimos de otra manera, con fe. Y realmente somos felices, por lo menos yo lo soy. Lo cual no quiere decir que esté “contento” todo el rato…

Tu mayor virtud (o don) como artista cristiano y tu gran “asignatura pendiente”

Puff!… No te sabría decir cuál es mi mayor don como artista cristiano… Supongo que es hablar muy explícitamente de Dios en mis canciones. Eso en rap no es muy normal. Mi asignatura pendiente podría ser que soy muy vergonzoso, y el subirme a un escenario me cuesta bastante…

¿Cuáles son tus referentes de música en general y de música cristiana en particular?

Me gustan muchos tipos de música…
En música en general me gustan, Manolo García, Fito, Eros Ramazzotti, Marvin Gaye, James Brown, Bruno Mars, Lauryn Hill, Kelly Rowland, CPV, Tupac, Notorious B.I.G…
En música cristiana, Dawidhs, Lecrae, Matt Maher, Jesús Adrián Romero, Alex Campos, Praxiz, Jesús Cabello, Jeremy Camp…

Desde dentro

¿Cómo se ha gestado tu último trabajo, “Desde Dentro”?

Con “Dios marca la diferencia” y “Fresh” comencé a dar mis primeros pasos en el mundo de la música. Después de estos dos trabajos, el pasado 13 de septiembre lancé mi último disco: “Desde Dentro”. Con esta tercera referencia en solitario presento un proyecto íntimo y personal, escrito con la tinta de su testimonio y la pluma del Maestro.
He intentado ser testigo fiel de lo que siempre he recibido. Con mi música no busco fama, ni popularidad, ni dinero; mi meta es el cielo y es el único fin al que aspiro con todo lo que hago en mi vida. En este nuevo disco se pueden encontrar colaboraciones con artistas nacionales e internacionales reconocidos en el mundo del hip-hop. Letras escritas en tono de fe y acordes afinados en clave de amor; canciones que hablan de un Dios misericordioso que no merece la pena, merece la vida.

¿Qué te gustaría que este disco suscitara en las personas que lo escuchen?

Me gustaría que, al escucharlo, puedan acercarse más al Señor y que caigan en la cuenta de que el rap, como cualquier otro tipo de música, puede servir para dar testimonio de Dios, sin tener miedo al qué dirán.

Próximos proyectos…

Pues puedo adelantaros que en el mes de marzo sacaré un nuevo disco… Pero no puedo decir más.

¿A qué pasaje de la Biblia te gustaría poner música?

A muchos, pero en especial al hijo pródigo. Me veo muy reflejado en ese hijo que se va en muchas ocasiones dando la espalda a su Padre. Pero al final tiene que volver porque se da cuenta que solo estando con Él, la vida tiene un sentido completo.

¿Qué mensaje quieres dejar a la juventud a través de tu música?

Pues que mi mayor afán es seguir la senda de Jesús y anunciar su palabra a todos los jóvenes. El rap es una buena forma de acercar la palabra de Dios a quienes les gusta este estilo de música y no la han escuchado en otros sitios, bien por ignorancia o simplemente porque no han querido. Es una reivindicación dirigida a todas aquellas personas que dicen que el rap en sí es ateo. No es cierto. Es un medio de expresión y como cualquier otro medio puedes utilizarlo para lanzar el mensaje que creas conveniente. En mi caso el mensaje es claro, Jesucristo.
Me gustaría animar a todos esos chavales cristianos a los que les gusta el rap, y que rapean en sus casas, con sus amigos… a que se lancen y escriban sus propias letras de rap porque pueden hacer mucho bien a mucha gente. Que no escondan los talentos que Dios les ha dado y los pongan al servicio de los demás porque de esa manera darán mucho fruto para Gloria de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *